NO TE ECHAREMOS DE MENOS, ZANCAJO